domingo, 16 de febrero de 2020

Equipos del Museo Nacional los llevan a Carondelet denuncian empleados de CCE

Foto Referencial Ruta Krítica
Por orden de Julio Bueno, asesor presidencial, los equipos de uso delicado pasarán a funcionar en Presidencia.
Punto Noticias.- Según la información entregada por un medio de comunicación alternativa, los equipos tecnológicos que se encuentran en el Museo Nacional de la Casa de la Cultura serán trasladados a la Presidencia de la República, dejando al museo sin estos equipos que fueron adquiridos con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo.
En la cuenta de twitter de Ruta Krítica, se da a conocer sobre el movimiento de los equipos tecnológicos del Museo Nacional, por orden del asesor presidencial Julio Bueno, quien habría amenazado a los funcionarios para que realicen tal orden.
“URGENTE: desmantelan el Museo Nacional (MUNA) y se llevan los equipos a la @Presidencia_Ec por orden de Julio Bueno, esposo de la señora que le hace los discursos a @Lenin y los empleados amenazados, denuncian tan grave delito contra ellos, al menos, único museo decente del Ecuador”, indica el tuit.
Otro tuit más de la misma cuenta, asegura que esta infraestructura tecnológica, de uso delicado, fue realizada mediante un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de alrededor de USD 360 mil. Este mensaje reta al ministro de Cultura Juan Fernando Velasco, a que opine frente al este hecho.
Ruta Krítica afirma, que “todo el equipamiento técnico se hizo con crédito del @el_BID a un costo de $360 mil y volver a calibrar los equipos es un gasto enorme para un país, que según @Lenin, necesita ahorrar! Qué dice @juanfervelasco al respecto? Se va a quedar callado o sabe el lío en el que está?”.
Fuente: Ruta Kritica


 

No hay descripción de la foto disponible.


Año 21 - Febrero/2020
BIMESTRAL N° 115

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, gafas, texto que dice "Abogado de la misma calaña defensor de Jorge Glas, Eduardo Franco Loor fue destituido como juez de la Corte Suprema, en 2006, por recibir coimas en un un caso penal"

jueves, 13 de febrero de 2020


No hay descripción de la foto disponible.

No hay descripción de la foto disponible.

No hay descripción de la foto disponible.
Con la primavera de las movilizaciones latinoamericanas también se configuró el fascismo. Así como una cárcel se construye de varios materiales, el fascismo fue aliando los microfascismos existentes en las sociedades: élites y clases autoritarias, machismos, racismos, militarismos, violencias paramilitares, mafias, xenofobia, sectas religiosas ultraconservadoras, ignorancia y partidos de ultraderecha, con la consabida persecución ideológica y manipulación mediática de masas.
El bloque fascista tiene una formación global: el crecimiento de la ultraderecha en Europa, la victoria de Trump y el anuncio de su candidatura para la reelección, la presidencia de Bolsonaro, el intento de formar Estados paralelos con ayuda internacional como el de Guaidó, el derrocamiento de Evo Morales, el golpe de grupos religiosos conservadores y el financiamiento internacional de sectas, partidos y líderes de ultraderecha en Latinoamérica. Un indicador más es la expansión de las guerras de baja intensidad en medio oriente y el crecimiento de la carrera armamentística del imperialismo.
El riesgo del fascismo no ha sido revelado solo por las izquierdas latinoamericanas, hasta el FBI de la USA pone a los grupos fascistas en segundo lugar de peligro, después de los narcotraficantes.
El uso de la violencia armada de los Estados (ecuatoriano, chileno, colombiano, boliviano, brasileño) contra los pueblos movilizados, jóvenes, trabajadores, mujeres, campesinos e indígenas; el asesinato y mutilación ocular de cientos de personas; la intimidación mediática, la destrucción de comunidades, la colonización y la concentración militar en las reservas naturales para el extractivismo, son elementos del Estado neoliberal que se conjugan en la gramática autoritaria del fascismo.
Los golpes discontinuos a la oposición política, el camuflaje social del militarismo tras el gasto en “seguridad”, pero asimismo la distracción con el Pan y Circo, el sistema de bonos y las prebendas, han bajado el nivel de la incursión violenta del fascismo y su intensidad.
El ingreso de Nayib Bukele al congreso de El Salvador con las fuerzas armadas, al grito de los “sinvergüenzas” y “mafias” deben aprobar el crédito para el equipamiento bélico, demuestra la fragilidad política que se mantiene en Latinoamérica.
Las familias de la mafia política, como en la zaga El Padrino de Mario Puzo, no se han acabado, sino modernizado.
Se publica en
Diario Late (Cuenca)
Fanesca Política (Boston)
Línea de Fuego (Quito)
Diario El Sol (Gualaceo)

miércoles, 12 de febrero de 2020

Entrevista al licenciado René Cardoso,


La imagen puede contener: 6 personas
Jaime Vicente Chuchuca Serrano
en el desempleo, el crimen y los recortes sociales como la salud pública.
El Joker es mercancía del sistema: imposibilitado de trabajar por la persecución absurda; golpeado y robado, busca su propia defensa ante la inseguridad; al poco tiempo es despedido. Tras el recorte no puede ser atendido, deja de tomar sus medicinas, cae en el delirio y la locura.
Su madre y él tienen una historia de violencia. Su trastorno neuronal proviene de golpes en la niñez, del abuso infantil, de la desnutrición. La magnífica representación de Joaquín Phoenix evidencia las lacras sociales corporalizadas.
Pero el Joker no es sólo el individuo, es el sistema político mismo. El Estado esconde sus productos, oculta sus crímenes y violaciones; empuja a la población a la desesperación. La escenografía de Ciudad Gothika es la pobreza de EEUU: la insalubridad, la miseria y la desigualdad.
La danza del Joker con un arma que se dispara por accidente y después con la intencionalidad de asesinar, casi es un parangón con las muertes seriales en las escuelas o espacios públicos de EEUU o Europa.
Las carcajadas incontenibles que explotan en situaciones inverosímiles son los gritos y la desesperación de los otros. Son las burlas del poder representados en Wayne y Murray. Son las muecas de un Bush, de un Trump, que después de una masacre dicen que no han habido armas de destrucción masiva, que los niños fueron enjaulados por accidente o que saludan el año nuevo enviando la armada aérea a Bagdad. Las carcajadas sardónicas de un Piñera o Añez señalando que las violaciones sexuales son grabaciones de otros países; la fanfarria estruendosa de un Duque que asesina niños; la hipocresía de un Moreno que afirma que los muertos de las protestas no son por bala.
La película nos fuerza a entender que su trama no nace de la ficción, sino de la descripción. Las imágenes desoladoras nos hacen pensar en la alternativa esperanzadora. No se puede aplacar la irracionalidad del sistema con medicinas, cárceles o manicomios. El sistema no se cambia con gradualismos, sino con transformaciones radicales.

martes, 11 de febrero de 2020

Francisco Rocha revela la crisis de los medios de comunicación ecuatorianos

El Director Ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos se refiere a la crisis empresarial de los medios de comunicación. Y los cambios urgentes que se requieren para eliminar la discriminación que dejó el correísmo.

Fotos: Gianna Benalcázar – CCQ
El latacungueño Francisco Rocha es el actual director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep). Él, un reconocido periodista y analista político, desmenuza la crisis de los medios de comunicación. Las extremas regulaciones societarias hacen que los medios estén ahogados, hay una millonaria deuda estatal y se crean pocas plazas de trabajo.
En esta entrevista, Rocha, quien también dirige un espacio de entrevistas en la cadena Exa-Democracia, detalla los cambios que se requieren desde el poder, la academia, los gremios y desde los mismos medios… para la sobreviviencia.   
¿Cuáles son las trabas que persisten para los medios de comunicación en el ámbito societario?
Primero la estructuración de la empresa. Que tiene que ver temas constitucionales. A diferencia del resto, donde los socios de las empresas pueden tener relación con otros sectores. La empresa de comunicación impide al socio a que tenga otra actividad. Ahí hay una gran limitación. Si vas a trabajar en un medio de comunicación, es solo con el medio. Y, claro, hay veces que el medio no produce lo suficiente. Hay empresarios de otras actividades que han financiado los medios. Que es un compromiso con el país diría yo. Un periódico de tamaño mediano pudiera costar unos USD 80 millones…
Un intermedio tiene ese valor.
Uno de los nacionales. Ahí hay una inversión de ochenta millones. Como no tiene una perspectiva de gran rendimiento, termina costando cincuenta. Ya no lo que costaba. Es lo que le pasa al Diario Hoy. Para liquidar no se toma en cuenta lo que está en los libros. Sino lo que realmente pueden pagar. Y a medida que pasa el tiempo, es menos. No solo por la tecnología que tenían, por las máquinas, que ya no está para competir ahora. Entonces mientras más se alarga, es plata perdida.
¿No hay comprador?
No. Porque no se puede comprar algo que lo que cuesta en libros, porque después puede haber una glosa. Supongamos que una de las rotativas costaba dos millones de dólares. Esa misma rotativa, con los años que han pasado, costará USD 800 000. ¿Quién va responder sobre esa pérdida? Entonces los periódicos grandes, los nacionales, adquieren maquinaria. Podrían producir libros, revistas. Ahora se está usando la capacidad instalada en un 45%.
¿Cada vez se consumen menos ejemplares de los diarios?
En eso hay una cosa que es perversa. Porque una cosa es que sigan comprando los mismos que compramos. Pero que no se incrementan. Hay una recesión en ese negocio. Porque no es lo mismo vender 60 000 periódicos en los años 90. Que 60 000 periódicos en el 2020. En costos. Todo es completamente diferente. Entonces no ha caído en ventas. Sí, pero vean cuánto cuesta. Y vean cuánta gente hay. Estamos hablando de una población se dice ahora 17 millones. Antes se vendía hasta 120 000 ejemplares y eran 12 millones de personas. Pero ahí viene esta otra cosa que es hacer empresa. El compromiso de una estructura, del seguimiento a la vida nacional. Es un compromiso a veces familiar.
¿Son familias?
Son grupos familiares. Otros ya no. El Comercio ya no es. El Universo se mantiene. Porque no pueden tener otros socios estratégicos. Porque esos otros socios que podrían comprar acciones e invertir, no podrían tener otro trabajo ni otro negocio.
¿Han pedido la derrogatoria?
Hemos hecho consultas para el cambio. La asambleísta Jannine Cruz tenía un proyecto de interpretación constitucional. Conversamos y se pensaba que esto podría ser vía interpretación a través de la Corte Constitucional. Y en eso estamos trabajando. No es lo mismo estar a cargo de la empresa y no tener otros negocios. Ser accionista de una empresa y tener la prohibición de tener otro negocio. Porque si fuera correcto, una sola persona pudiera tener una sola empresa. No debería poder comprar acciones de otras empresas.
¿Pero no sería mejor derogar?
El tema es constitucional. Está el artículo 312. Entonces, deberíamos impulsar una reforma constitucional. La enmienda tenía ese espítiru. Yo tengo el texto que propuso la señora asambleísta Jannine Cruz. Al final no se presentó. Creo que la vía mas rápida es la interpretación. Hemos acordado otros cambios que se incluyeron en el último proyecto económico y que el gobierno acepto. Como retirar el IVA para periódicos, revistas y libros, lo aceptaron. Al final lo bajaron. La misma gente del gobierno de AP, con el correismo. Con el auspicio del Ministro de Finanzas, ahí estaba su subsecretario. Sumados dos o tres socialcristianos. Entonces ahí por ejemplo con los socialcristianos es una mentira.
¿Eliminar el IVA ayuda?
En un periódico en provincia es una gran ayuda. A los nacionales son pequeñas cosas.
¿Usted ha denunciado que hay pagos pendientes a las empresas?El Código de la Democracia nos obliga a brindar unos servicios a todos los candidatos. Y después tienes que rogarles que paguen. Y tienes un Ministro de Finanzas, que viene del sector empresarial y que le importa un pito. Llegan a los cargos y se entontecen con el poder. Y claro y después te dicen que ahora hay más libertad. Pero no siempre podemos decir lo que pensamos. Antes tuvimos respuestas más agresivas, coercitivas. Sí. Pero si alguna cosa la prensa hizo, fue no callarse.
¿Entonces, esta temporada no es una dádiva?
No es dadiva generosa de este gobierno. Porque da la casualidad que este mismo grupo de gobierno estaba entre los que aplaudieron y aprobaron la ley de Comunicación. Entonces cuando la ministra de gobierno dice que ahora hay más libertad… Pues la libertad no es una dadiva generosa de quien ejerce el poder. Es libertad. Y si algo podemos decir los medios y los periodistas es que en los peores momentos nunca nos callaron. Por eso es que fuimos enjuiciados, perseguidos. Acaso que hemos estado sentados, ocultos. Algunos que sí estaban sentados, ocultos, y que están ahora en el gobierno, no quieren ver eso.
Parece que no habrá cambio para las empresas. Hay un ánimo evidentemente recaudatorio.
Pero además el querer controlar a los medios. Y te deja la sensación de que los medios están respaldando al gobierno.
Esa es una de las críticas actuales y fuertes.
No hemos dejado de decirle las cosas ni al Presidente ni a sus ministros, ni a publicar lo que hay que publicar. Tanto, que se quejan y toman retaliaciones. Retener la plata a casi un año de la campaña.
¿Cuánto dinero debe el gobierno a los medios?
Son USD 33 millones. Pero a los periódicos pequeños entre USD 60 000 y USD 70 000 dólares. En una ciudad pequeña de un país, ese es el presupuesto de un año. Ahora, en el gobierno ni siquiera te contestan.
¿Cuáles son esos periódicos pequeños?Tenemos tres. El Norte, La Gaceta y La Prensa. La Prensa, de Riobamba, menos. El Norte y La Gaceta es una deuda de unos 100 000 dólares. Al diario La Hora tiene siete diarios provinciales y es un promedio de USD 70 000 por provincia.
¿Qué les han dicho?
Lo peor es que la señora Diana Atamaint dice de mis manos ya paso. Yo ya le dije al Ministro. El Ministro de Economía dice que no habían tenido presupuestado. Y, claro, ahí la señora Atamaint tiene un razonamiento lógico. Cómo voy a presupuestar, si no sé cuántos candidatos se van a presentar. La ley dice que frente a los requerimientos, el Ministro entregará el dinero.
¿Qué dice el ministro Richard Martínez?
Le hemos mandado cartas. Publicamos la carta que le enviamos en casi todos los periódicos de provincias. Brilla por la ausencia. Sabían que había que ir a manejar una crisis. Pero eso es una forma de intentar acallar a los medios. Dañarte.
Los requisitos para la renovación de frecuencias son incontables. Y ese proceso está abierto.
Así es.
¿La limitación en el ámbito empresarial también afecta a todos?
En los requistos solo falta decir a qué hora debe usar el baño y abrir la llave del agua. Tienen espacio para todo lo que se hace en un medio. Creo que hemos regresado a un nivel de burocratización extrema, como fueron todos los últimos 12 años. Que los medios tienen que responder al Estado.
En los medios hay despidos, no se renuevan puestos de trabajo. Hay redacciones que lucen cada vez más vacías. Y la situación es igual en la radio y en la televisión. En los medios digitales es más complicado todavía. El negocio está lastimado. ¿Es solamente el tema societario o es también es un síndrome de ‘ojo vago’ de los periodistas luego de 10 años de vivir del poder público?
Los medios grandes, sobre todo, lograron sobrevivir pese al poder público. El poder público hizo un monopolio de medios, y todo se publicaba y se pautaba ahí. No teníamos ingresos en los medios privados. Quedamos ahogados totalmente. Y si se debía algo en IESS, la consigna era cerrar. No para beneficiar a los trabajadores, sino para callarlos. Hubo una  aplicación de la ley en ese sentido. No hemos podido crear nuevas fuentes. Ahora hay periodistas multifuncionales que, al mismo tiempo que haces la entrevista, graban el video, levantan en tres o cuatro plataformas.  Y no les puedes pagar más. Ya que hay riesgo de que se comience a comer el capital. Algunos dirán, que se coman. Pero  no es cuestión de terminar con las empresas y que se beneficien unos pocos. Si la democracia es consustancial a la libertad de prensa, las sociedades, los empresarios, pueden cuidar que existan los medios. Algunos medios digitales han tenido éxito. Algunos tienen ingresos de 40 000 mensules pero se dividen para cuatro. Les ha ido bien a pocos. Pero esa cantidad no sirve para los medios nacionales. La nómina es mucho mayor. Eso no da ni para pagar los aportes al IESS.
Entonces, este ahogamiento de los medios tiene voluntad política, tiene componente societario, constitucional, normativo.
Es una estructura para acallar a los medios.
¿Cómo resolver entonces la crisis de empleo en los medios?
Es una crisis empresarial. Yo creo que la sociedad tiene que responder a esta gente que ha mantenido los medios. Y en algunos casos que mantiene eternamente la voluntad de seguir haciendo. ¿Qué hacemos con los casi 4 000 que salen por año de las universidades de nuestra facultad? La universidad debe tener también un compromiso. Si se llaman facultades de comunicación social, tenemos que buscar áreas en donde desarrollen la comunicación. Que no es únicamente hacer periodismo. Porque mientras atacan a las empresas periodísticas, cómo respondemos a los jóvenes que están terminando de estudiar comunicación social. A ellos hay que formarlos, ahí se produce otra crisis. En algunas universidades creen que ideologizando, tratándo a una empresa como cualquiera cosa, se gana algo. No.
Es una costumbre que, en el país, que los periodistas no cuiden sus lugares de trabajo o no lo valoren a la empresa.
No reconozcan o valoren el trabajo que se hace.
¿Cómo llegar al punto medio?
Hay que reconocer el valor en el mundo empresarial, y la empresa como tal, y el valor que tiene la comunicación. Aquí se trabaja con la vida de los ciudadanos. Con la vida diaria. Con el pensamiento. Con la posibilidad de administrar. De quién va a gobernar.
¿En ese sentido el gremio de los periodistas pudiera ayudar?
Debería. Están pulverizados la mayoría. No representan a nadie. Tienes un colegio de periodistas que han participan 14 de 30 afiliados.
No son representativos.
Nada. Por lo menos la UNP se ha mantenido. De los que asisten a votar. Están afiliados como 400 profesionales. Algo pasa que también los periodistas no tienen el compromiso gremial. Estamos en un momento de sálvense quien pueda… Se va limitar la democracia.
¿En qué pudieran ayudar los gremios de los profesionales?
En generar espacios de trabajo. No montar empresas. Que logremos, con la experiencia que tenemos, espacios donde se pueda desarrollar la comunicación. Ser gestores entre la comunidad y empresas. Es un momento de creatividad para nuestra profesión. Tenemos que unirnos al país en desarrollo. Nos toca trabajar en la web. Yo aspiro que la influencia del Internet continúe. Octubre nos demostró una cosa. Cualquier cosa que se publicaba en las redes sociales, iba a ser verificada en los medios tradicionales. Nunca antes, tanta gente entró a los medios tradicionales para verificar. La mayor fortaleza de los medios, está en la credibilidad.
Es innegable que la credibilidad de los medios está golpeda.
Han trabajado mucho en golpearla. Los movimientos sociales se sumaron al grito de hay que atacar a alguien. Y nos encontraron. Entonces ya no se distingue entre periodistas y empresas periodísticas. Antes decían que ataquen a la empresa. Ahora que ataquen a los empleados.
¿Tiene fecha de presentación el pedido de interpretación de la Constitución?
No. Yo espero que en este mes entreguemos a la Corte. También que la Asamblea trate por fin el artículo 5 de la Ley de Comunicación, ya que seguimos siendo servicio público. Pero también la academia y los gremios tienen que trabajar en una propuesta para que podamos ser periodistas y tengamos trabajo. Algunos diarios pasan a semanarios, pueden ser menos puestos de trabajo.
¿Eso ya sucede?
En Bolívar por ejemplo ya no hay diario. Hay semanario. En las provincias del Oriente, lo mismo. Pero no pueden dedicarse a otra cosa.